30 abr. 2011

D.R.E.A.

24/04

tumba. adj. Peligroso o que linda lo clandestino, al margen de la ley. -Si tuvieses que elegir un político con mucha cara y pinta de turbio, ¿a quién sería? - Claramente al sarpado tumba y matufia de Ritondo. Ese ya ni cara de puntero tiene, directamente tiene pinta de narco. -Sí, totalmente de acuerdo, ese runfla antes de hablar de Tito Nenna debería pasar por el quirófano a pegar cambio de jeta.

mago. m. Apelativo, forma de confianza para referirse al receptor. -Eh, mago, ¿y si vamos a la feria del libro a pegar unos libros gratarola y meterle unos agites al gorila de Vargas LLosa? -No, mago, mañana no podemos ir ¿no te acordás que tenemos asadito con los pibes y El Rodri prometió traer de su nueva cosecha? ¡¡¡Dice que te deja flasheando con elefantes de todos colores!!! -Pero...¿estás seguro que son flowers esas o pinta peponia? -No sé, mago, pero mirá si te la vas a perder por ese goriloide -Sí, no hay que darle ni cabida. // ¿Qué haces, mago? ¿Cómo que vas a votar a Pino? ¡¡Pero vos estás loooco!! ¿Cómo vas sa tirar así tu voto a la basura? ¿No te diste cuenta, mago, de que el viejo es un marciano des leal que roza lo fascistoide con sus comentarios sobre el voto calificado?

estar de gira/estar de ragi. loc. adv. Sin dormir entre un día y el otro, pasando la noche despierto.El sueño del pibe es conocer al Bambino, salir una noche, destrozarla en Cocodrlio y acabar en los jardines de Babilonia re enfiestado, rodeado de minitas y zarpado re de gira. // Miralo al Piter...¿qué le pasa? -Nada, industria, es que está re de ragi hace tres días, escabiando champú a lo loco. -Pero ya no puede ni modular el muy zarpado y tiene que entrar al laburo en dos horas. -Sí, está medio jugado. 

acovachado. adj. Acogido, resguardado, instalado cómodamente en un lugar, sin querer salir del mismo. Prepárense los puntanos porque después del declive del Cabezón en la interna del 'peronismo' federal antipueblo, el fiestero de Rodríguez Saá se va a quedar un par de noches acovachado en su pirámide faraónica./ Lemus quedó re acovachado en su casa cuando el juez Gallardo, apellido que bien merecido tiene, lo citó a la audiencia y él tiró la del certificado médico. Cree que somos todos giles, pero ya le va a caber... Cuando en julio ganemos la Ciudad la va a tener más adentro que el Toti el muy cagón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada