27 oct. 2010

Néstor. Un adiós y las gracias por siempre.

Permítanme, en el tristísimo día de hoy, expresar algunas ideas que me urgen ante lo apremiante de los hechos.
Fui testigo, de pibe, de lo hechos que conmovieron nuestro país, allá, por diciembre del 2001. Es más, fiel a la tradición marxista-leninista de mi hogar, salimos con mi viejo caminando y llegamos hasta donde nos lo permitieron las balas de la represión, a la altura de Av. de Mayo, pasando nomás la 9 de Julio. En aquel momento, con mi infantil mente prepúber, me acuerdo cómo repetía el dilema de los mayores: "¿Qué va a pasar con este país hundido en llamas?" "No nos recuperamos más; de la crisis no salimos ni en 20 años..."
Recuerdo, también, el día de la asunción de Néstor Kirchner como presidente de la Nación, aquel 25 de mayo de 2003, donde se mostraba, ante los ojos de una sociedad que no entendía muy bien quién era ese sureño que llegaba a la Rosada, con un golpe de cámara en la frente y con una sonrisa que cubría la plenitud de su rostro. Las charlas en casa eran recurrentes: "¿Y quién es este pingüino?" "¿Cómo va a hacer para durar como presidente, en esta Argentina convulsionada por la crisis, habiendo sido electo con tan bajo porcentaje de votos?". La historia, efectivamente, lo absolvió de tales prejuicios.

La discusión vino después. La discusión empezó a llenarle de hormigas la cola, no sólo a la derecha oligarca e histórica de este país, sino también a la izquierda ultradogmática que no entendían del todo cuál era la caracterización que merecía este peronista que apareció entre tanta niebla haciendo eco y levantando las banderas que, hasta el momento, habían permanecido subyacentes bajo los temas de discusión pública.
Esa fue -y será- la huella inmensa que Néstor Kirchner ha dejado impresa sobre nuestra historia: haber levantado las banderas de los desposeídos, de los acallados, de los desaparecidos. Haber hecho frente a los históricos núcleos de poder económico de la oligarquía nacional. Haber puesto a nuestra sociedad indiferente en un campo permanente de discusión política, sobre el rumbo de nuestro país, sobre el futuro de los jóvenes. Pese a quien le pese, adherentes o detractores, el Kirchnerismo de Néstor y Cristina, nos ha devuelto la posibilidad de debatir política, en el colegio, en la facultad, en el trabajo y con nuestros amigos y familiares.
Luego de tantos años de oscurantismo, de dictaduras, de 30mil compañeros desaparecidos y años de neoliberalismo que vinieron a profundizar un modelo chupasangre, excluyente y de marginalidad, nuestro país fue protagonista de la capacidad y la inteligencia de un hombre que supo conducir con firmeza el andar de nuestro pueblo. Un hombre que ocupó de manera abrumadora el espacio de la política, por su habilidad, por su fuerza, y, hoy, a más de 7 años de su irrupción en la política nacional, se despide de todos nosotros dejándonos su legado y un recorrido muy largo por seguir. Un camino que tenemos que defender, grandes y jóvenes, todos por igual; el camino del pueblo, el camino de una Patria soberana e independiente; el camino que viene abriéndose paso junto a muchos otros pueblos hermanos de nuestra querida Latinoamérica.
Hoy la parca nos tomó por sorpresa. Como hace una semana, cuando nos sentimos todos los jóvenes dolidos por la muerte de un compañero. Pero hoy nos sorprende de sobremanera, a nosotros, argentinos, y al Mundo, y, además, a muchos nos roba un voto que teníamos muchas ganas de realizar. Un voto que, de todas maneras, lo haremos, con más fuerza, con igual convicción, con el compromiso de seguir la lucha que ha iniciado el compañero Néstor hace ya muchos años.
Es paradójico el tema de la muerte dentro del peronismo. Hoy, nosotros, los jóvenes lo sentimos en carne propia, aunque de manera distinta: Néstor impuso su impronta dentro de la política y él mismo representa un modelo y un proyecto nacional. Nos duele profundamente y, a medida que transcurren estas líneas, se me hace más dífícil expresar las ideas pensando todo este asunto en caliente, con el sentimiento a flor de piel.
Despidamos con respeto al líder que ha sido, sin lugar a dudas, la figura política más loable de nuestro país en las últimas décadas. Hagamos honor a su legado, a su lucha contra la marginalidad, contra el imperialismo -¿recuerdan la cumbre antiimperialista de Mar del Plata en 2005, en la cara del mismísimo Bush?-, por los Derechos Humanos, por la pluralidad de voces, por un país más justo, libre y soberano.
En un día tan triste, en este 27 de octubre de 2010, solemnemente despedimos con orgullo y dolor al compañero Néstor Carlos Kirchner.

6 comentarios:

  1. el legado de kirchner será apreciado con la distancia que imponen los años. concuerdo, al menos minimamente, que será positivo. que reforzó la democracia, como otro político argentino que tampoco hay que olvidar, alfonsín tambiés está dentro de las figuras más loables de nuestro país.
    apartir de hoy el apoyo a la presidenta debe ser real, porque no hay que permitir que la oposición saque tajada de una situación tan dolorosa como esta. a favor de la democracia y un país plural, un que nestor descanse en paz y cristina no descanse ni un minuto para continuar su trabajo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Néstor por tu legado!
    A DEFENDER EL MODELO!!!!!
    FUERZA PRESIDENTA!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Me parece que una de las cosas más importantes que logró y nos dejó Néstor es este "renacimiento" de la política, su sana discusión en todos los ámbitos. hablar de política, discutir ideas y proyectos ya no es algo sucio y mal visto. Por devolvernos esto y por todo lo que nos dejó, gracias Néstor. Hoy más que nunca apoyamos este modelo. Tenemos que estar con Cristina, darle fuerzas y seguir para adelante con este gran proyecto.

    ResponderEliminar
  4. Más allá de las diferencias políticas que uno puede tener con el espacio kirchnerista, creo que es evidente que cualquier alternativa progresista o de izquierda está en cierta medida supeditada a la capacidad de este gobierno de limitar las influencias de la derecha más asquerosa a nivel nacional e internacional. El fallecimiento de Nestor Kirchner puede dejar debilitado a este escudo anti-derecha que representa el gobierno, y es por esto que ahora más que nunca hay que bancar.

    PD: sino miren este artículo que sacaron en La Nación cuando ni había pasado la hora del suceso http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1319039

    ResponderEliminar
  5. Muy Buena nota, no solamente fue el mejor presidente que tuvimos desde la vuelta a la democracia, sino que fue la respuesta al neoliberalismo que nos venia paleando desde hace años.

    Por otro lado, la numerosa cantidad de gente avivando la muerte de Nestor Kirchner, me recureda mucho a los neanderthales que a la muerte de Eva Perón escribian por la calle "Viva El Cáncer!"

    ResponderEliminar
  6. "cualquier alternativa progresista o de izquierda está en cierta medida supeditada a la capacidad de este gobierno de limitar las influencias de la derecha más asquerosa a nivel nacional e internacional"

    absolutamnte cierto, no podría haberlo expresado mejor.

    ResponderEliminar