31 oct. 2010

Lisandro.

Llegué y me preguntaron: ¿qué hacía, sino laburaba? Le conteste que no, que hoy no, que hoy quería empezar a construir (junto a decenas de miles de personas) un capítulo nuevo en la historia de nuestro país. Un capítulo en el que los jóvenes participan, donde los jóvenes crean, donde tenemos voz, y una unidad política, que nos permita seguir creciendo como país.

Así empezó mi día, con un país que lloro y creo un homenaje a la altura de un prócer, de un hombre que marco época, de una persona que le devolvió a los jóvenes la política y las ideas.

Comencé a caminar por la calle San Martín, cuando el reloj marcaba las once y media de la mañana. En ese momento creí que a las tres esto terminaba, que iba a ser un día más, donde  la gente estaba unida y emocionada. Pero nunca pensé que sería el tremendo homenaje que esta recibiendo la política Argentina de los últimos siete años. Donde mi marcha termino a las nueve y cuarenta de la noche, casi diez horas después de haber arrancado. Entonces hoy los jóvenes y la sociedad argentina tenemos que saber que esas diez horas, tienen que ser valiosas para crear un lugar que nos de orgullo, un lugar en el que América Latina pueda crecer, donde pueda tomar una trascendencia cada vez mayor. Un sitio que muestre una política sincera, creíble, y trabajadora.

Este tiene que ser un momento que nos haga crecer dentro de la sociedad, pero no de cualquier modo, sino de un modo democrático, respetuoso, que permita pluralidad, y paz dentro de todos.

Gracias Néstor Kirchner por ayudarme a crecer como individuo político, gracias por hacernos creer en la política. Gracias por la Argentina que dejas, y por la unión de América Latina. Que tu vida nos de las fuerzas para seguir construyendo..

2 comentarios: