31 oct. 2010

Manuel.

    Efectivamente ayer fui a la plaza, hice 6 horas de cola y entré a despedirme de Kirchner, por un espacio de unos 10 segundos. Valió la pena, tanto las 6 horas de cola, sin baños ni agua, como los 10 segundos adentro donde solo llegué a ver a la presidenta sentada con sus anteojos oscuros y esgrimirle un tímido "Fuerza Presidenta". 

      Seis horas de cola con mayoría de jóvenes, visiblemente doloridos pero principalmente agradecidos y comprometidos. Jóvenes a los cuales les devolvió la esperanza y la militancia. Y esto lo digo desde mi lugar, que nunca siquiera lo voté a él ni a nadie de su espacio (Filmus en el ballotage en realidad). Creo que fue un tipo que permitió que la izquierda deje de victimizarse y el lugar intrascendente que algunos dirigentes le quieren deparan. Consiguió que desde la izquierda le reclamemos constantes reformas. ¿Ustedes se imaginan pidiéndole a otro presidente que hayamos tenido que le de protagonismo a la CTA(la personería que aun no le dieron), que rompa con el aparato peronista que sostienen muchos intendentes del conurbano(donde se sostuvo para la derrota legislativa), una mayor distribución del ingreso, mayor compromiso con los colectivos sociales y tantas otras deudas y contradicciones?
     Y nos damos ese lujo por drásticas medidas que esperábamos hace años y que muchos pensábamos que nunca se iban a dar. Reconocer a las abuelas y madres no solo como las familiares de desaparecidos, sino como un sujeto político que tienen algo para decir y hacer, además de pedir juicio y castigo. Romper con la oligarquía agropecuaria, séctor que tanto nos retrasa y donde mayor concentración de riqueza y desigualdad hay. Intentar desarmar el monopolio mediático que viene decidiendo nuestro futuro (y lo sigue haciendo) o imponiendo agenda hace décadas. La reestatización de las AFJP, que la seguridad social esté en manos del Estado y no en manos de grupos empresarios que se encargaron de vaciarlas es realmente fundamental. Una política económica que con sus aciertos y errores es, al menos, independiente, y con grandes mejoras para los trabajadores. Ni hablar de los científicos, el aumento de sueldo y de científicos contratados creció exponencialmente (aunque siguen sin seguriddad social).
     Son muchas las cosas que omito y olvido, tanto críticas como elogio, iba a escribir un mail para contar que estuve nomás y me fui por las ramas. Lo que me sale en este momento, entre el dolor y la angustia. Y sinceramente emocionado por la plaza de ayer.
     Pero ese es otro gran logro de Kirchner o el kirchnerismo, que se yo. Que se vuelva a hablar de política, que haya militancia. Más allá de que entre nosotros siempre hablamos de política, es un momento de efervesencia extraordinario, donde nos dimos cuenta que Clarín no es un nene de pecho con redactores que escriben peor que yo. No les quedó alternativa que sacarse las caretas. Y eso es un gran logro. La confrontación, la pasión, la famosa crispación son grandes elogios.
     Para nuestra generación la figura de Néstor Kirchner es fundacional. Asumió cuándo teníamos 16 o 17 años y hoy nos encuentra con 23 o 24, es fundamental (sin distinguir aspectos buenos o malos) para nuestra formación. Sinceramente me marcó y lo voy a extrañar.

4 comentarios:

  1. Muy de acuerdo con lo dicho. NK es el colchón de nuestra juventud y un ejemplo, que pese a las críticas que pueden esgrimirse, nos ha enseñado de esto tan propio de la juventud: la confrontación, el desafío, la rebeldía.
    Todos lo extrañaremos. Ahora hay que profundizar con nuestra presidenta.

    ResponderEliminar
  2. como dice Julián es el momento de profundizar con nuestra presidenta. Desde todos los marcos posibles. Se viene una situación política compleja que hay que saber manejar y para eso no hay mejor que informarse y participar.

    Muy bueno el blog.


    abrazo, el colo

    ResponderEliminar
  3. ASÍ SE HABLA COMPAÑEROS!
    FUERZA QUE LA JUVENTUD TIENE SU REVANCHA!

    ResponderEliminar
  4. Emocionante viejo. Así se habla.

    ResponderEliminar