31 oct. 2010

Gabriela.

     La muerte física de Néstor Kirchner me produjo mucha tristeza y también un inicial enojo, ese que es inevitable sentir con la gente que se va antes  de lo que el deseo personal supone “antes de tiempo”. Entonces aparece el “no se cuidó” como un primer reproche. Pero se puede abrir el significado y aseverar que sí, es verdad , no se cuidó…de nada!...
Ni de arremeter contra poderes que creíamos inconmovibles
Ni de instrumentar, por fin!, el castigo a los culpables
Ni de enfrentar a acreedores internacionales vampiros diciéndoles con su gestión: hasta aquí llegaron!
Ni de desenmascarar a los medios de “incomunicación”.
Ni de “ponerle el pecho” (nunca tan claramente literario) a cuánto atropello quisiera obstaculizar el desarrollo de un modelo que venía a devolvernos la posibilidad de descubrir que era posible, eficazmente posible, construir una sociedad más justa e inclusiva, defensora de los derechos fundamentales de todo ser humano.



     Y me da mucha pena no poder tener más al referente político que devolvió la esperanza al pueblo pero le agradezco el “no cuidarsede sus convicciones” en pos de un mayor bienestar para todos y ,sobre todo, para  aquellos invisibilizados en sus necesidades que el ayudó a que vieran la luz y empezarán a tener la vida digna que años de injusticia les habían arrebatado y que siempre, siempre, merecieron.
     Frente al dolor y la desazón que punzaba, me fui a la Plaza.Había mucha gente, mucha tristeza, pero también un aroma a esperanza que no se podía dejar de oler. Gente convocada por nadie, por puro sentimiento 
     Me encontré, de repente, saltando junto a una de mis hijas y sus amigos al son de :”andate Cobos , la puta que te parió!”. Dos generaciones, de nuevo juntas, bajo un mismo palpitar social. Sentí que, verdaderamente, había a quiénes pasarle la posta.
     Un montón de banderitas de diferentes países latinoamericanos junto a las argentinas flameando ,de tal manera, que formaban "una".
     Entonces, la sensación de vacío e impotencia que instala la muerte se convirtió en otra cosa. Allí había una tristeza activa, esperanzada en seguir sosteniendo y profundizando un modelo que, definitivamente, no moría con Néstor.
     Podría decir que la tristeza, de alguna manera, se volvió…bella.
     No soy un “cuadro” político, no soy peronista, pero sí me reconozco en esta gestión que encarna mis ideales y los convierte en acciones posibles en la realidad. Por eso voy a seguir apoyando con toda mi pasión este modelo que, me la devolvió

     Ahora , en este momento, la letra de la canción de Fito adquiere un sentido particular:
     “Quién dijo que todo está perdido?  Mucha, mucha gente está dispuesta a ofrecer su corazón!


     Tu lucha tuvo sentido Néstor y sigue en Cristina y en nosotros doloridos pero esperanzados.

2 comentarios:

  1. Desde que Néstor tomo las riendas la juventud siempre tuvo un rol protagónico,hoy más que nunca tenemos que saber aprovechar las herramientas que nos dio para seguir profundizando el proyecto.

    ResponderEliminar
  2. Las banderitas latinoamericanas y las comunidades de los países hermanos que son compatriotas, además, por convivir juntos bajo el mismo territorio nos dieron una fuerza enorme al verlos despedir a Néstor. Mientras en Europa se está matando a los inmigrantes, retrocediendo décadas y siglos atrás perdidos en xenofobia, acá damos la pauta de la solidaridad con cualquier pueblo y comunidad del mundo. Esa es la diversidad que quiero para mi futuro y mi país. GRACIAS NÉSTOR, GRACIAS CRISTINA!

    ResponderEliminar