21 oct. 2010

Día gris - Juicio y castigo a los responsables de la muerte de Mariano Ferreyra

Justicia por Mariano
Hoy es un día gris. Un gris que ha mutado del rojo.
Hoy es un día de capa caída, por la tristeza, por la impotencia, pero es una jornada que amerita que levantemos las banderas de nuestras luchas, pese a las pérdidas.
Es un día en el que debemos esclarecer, aún más, nuestros horizontes, nuestras reivindicaciones y objetivos. La coyuntura de hoy, más que la de ayer, nos obliga a profundizar la brecha, a separar las veredas, a tener en claro quiénes son los verdaderos enemigos de nuestro pueblo y nuestros luchadores.
La terciarización laboral es una herramienta de las patronales para tener a los laburantes en una constante cuerda floja, haciendo equilibrio con sus temores a perder sus fuentes de trabajo. La terciarización laboral es una realidad contra la cual hay que luchar y por la que lucharon, en el día de ayer, víctimas de tal situación y militantes solidarizados con la causa.
José Pedraza es el dirigente de la Unión Ferroviaria, el sindicato que ayer mató a un militante que reclamaba, junto a los trabajodores, por la regularización de su situación y en contra de los despidos. Pedraza es el mismo que, junto a Oscar Lescano de Luz y Fuerza, está tranzando con Duhalde por su candidatura presidencial del 2011, en contra de Kirchner y para cambiar, cual figurita de álbum, el personalismo cegetista de Moyano por el suyo, a costa, inclusive, de la muerte de un luchador.
El asesinato de Mariano Ferreyra, un militante del Partido Obrero de Avellaneda, estudiante de Historia, nos enseña que en estas situaciones no hay banderas de colores políticos que nos diferencien ni nos separen. Hoy todos estamos para reclamar justicia por el crimen y encausar a quienes son los responsables materiales y políticos del hecho. Son estas patotas que ya todos conocemos. Las patotas que han actuado a diestra y siniestra, con el permiso de la Federal, en contra de los laburantes, los estudiantes y todos los activistas del campo popular. Todos podemos recordarlos, en distintos momentos, con distintos dirigentes: en Constitución, en la Facultad de Medicina, en Puente Pueyrredón...
El funesto realmente es impactante y lamentable. Es macabro imaginar que estos gordos sindicalistas son capaces de jugar con la vida de nuestros compañeros, con el único fin de hacerse un lugarcito en medio de la disputa política que, día a día, se está tornando más filosa. Pero a ellos no les importa cargarse a uno, dos, cien. Ellos están acostumbrados a estas prácticas mafiosas y, de hecho, así funciona su lógica. "Divide et Imperas". Desestabilizar, mediatizar, inculpar falazmente es la consigna.
El trasfondo de este crimen no es sólo el conflicto por la terciarización y los despidos; por detrás se esconde la puja de poder por la conducción sindical . Es claro, se vislumbra a todas luces: los odios y las transas son conocidas. Y en ello, también, está el juego con la política nacional, que, en este contexto preelectoral, es indispensable. Es en este sentido que estas patotas mafiosas, inescrupulosas, operan con las zonas liberadas, con impunidad política, a sabiendas de muchos que hoy dicen ser la mejor opción para conducir el país.
Los sindicatos y los gremios son cómplices y responsables, junto a los patrones, de la terciarización y -véase la penosa paradoja- son estos espacios quienes deberían -o al menos esa es su razón de ser- defender a los trabajadores de tal situación de precariedad. Son los gremios y sindicatos quienes deben velar por la regularidad, los derechos y las óptimas condiciones laborales. Son los trabajadores, junto a los luchadores del campo popular, quienes tienen que llevar adelante las banderas sin que las patotas frenen sus pasos. Son los patrones, la cana y los gordos burócratas del sindicalismo quienes tienen que ser despojados de sus negociados y sus privilegios. Pero este no fue el caso. Por eso hoy, en este día gris, al igual que ayer y como tendremos que hacerlo mañana, reflexionemos críticamente sobre esta muerte. Por juicio y castigo a los responsables de la muerte del compañero Ferreyra y dignidad para todos los trabajadores de nuestro pueblo.

2 comentarios:

  1. Colegas CLBeros,
    entiendo que estamos viviendo un momento de mucha agitación política y que una muerte como la de Mariano lamentablemente termina siendo utilizada como una herramienta política. Es feo ver como lo que hace siglos se creó para generar igualdad de condiciones para todos, y que se decidió llamar democracia, ahora se esté viendo permanentemente puesta en duda todos los días con casi cualquier cosa que surja. Claro que este es un momento en el que las energías de todos y cada uno de los integrantes de esta sociedad está siendo mal encausada. La muerte de Mariano es algo que lamentablemente fue una explosión de la peor energía que atacó a su familia, sus amigos y compañeros de facultad. Yo no lo conocía pero tranquilamente podría haberlo conocido. Hablar de supuestas mafias, encuentros y ordenes de asesinato me parece demasiado prematuro. En principio lo que habría que hacer es encontrar el arma, el que la disparó y meterlo en cana. Para empezar, y luego sí, con toda la información que se obtenga, ir sacando conclusiones. Algo que aprendí y me gusta poner en práctica es no hacer suposiciones. No veo a Duhalde enviando a matar a un militante del PO ni veo Cristina haciéndolo. Lo que sí estoy seguro es que un gordo (o flaco) sindicalista fue enfierrado y no vaciló en clavarle un tiro. Encontremos a ese hijo de puta, metamoslo en cana rápido y demos el ejemplo no haciendo suposiciones rápidas, actuémos, marchémos y no nos quedemos quietos haciendo suposiciones porque eso es lo que buscan los que mueven toda esta movida, que hagamos suposiciones pero quietitos, total hablar no derriba paredes, actuar sí. Si actúamos rápido ni se darán cuenta de que pasó. Podemos sentarnos a hablar horas y horas de si Duhalde se juntó con tal, y que pudieron haber charlado, y de que Cristina le da rienda suelta a Moyano y eso genera conflicto y muchas cosas más pero en mi opinión a eso apuntan los verdaderos titiriteros de la política.
    Este gobierno ha hecho grandes avances en lo que es el bienestar general y asegurar que el asesino de este pibe vaya preso espero sea de las prioridades en este momento. Sea quien sea el asesino, sea quien sea su jefe.
    Saludos y espero no molestar con mi largo mensaje pero está lindo el espacio.

    ResponderEliminar
  2. Rodrigo, gracias por tu opinión. Comparto en que el titiretismo político es un enemigo de los debates genuinos que debemos dar y, ante la urgencia de hacer justicia, es completamente improducente.
    No obstante, creo que, sin caer en el pronóstico supositorio y los vaticinios débiles, es importante aclarar la caracterización de los protagonistas de los hechos. Sobre todo ante los medios de (in)comunicación masivos -y los no tan masivos pero igual de reduccionistas y mentirosos- que no tardan en hacer de las noticias una bajada de línea parcial.
    Digo, hasta hoy creo que todos creían que Pedraza efectivamente estuvo en el acto de River. No fue así. Si estuvo la UF, pero Pedraza no, ni tiene contacto con Moyano por razones que ya sabemos.
    Columna Invertebral es una sección que, reconozco y aclaro, está orientada a expresar una mirada crítica de las noticias que ya conoceos. Es opinión y quizás esté mal que así sea. Quizás no sea un buen camino a la hora de hablar de noticias por lo subjetivo del pensamiento de cada uno.
    De todas formas me pone muy contento poder compartir este debate con vos y, nuevamente, agradezco tu sana y constructiva intervención, me ayuda a pensar.
    Un abrazo.
    Julián

    ResponderEliminar