1 nov. 2010

Eduardo.

     El miércoles a la mañana estaba en casa escuchando radio y trabajando en la pc desde temprano (mi esposa había salido a censar), cuando escuché a Víctor Hugo primero informar sobre la internación de Néstor y momentos después la terrible, increíble noticia. Como nos pasó a casi todos, empecé a buscar un medio que desmintiese lo que no quería escuchar. 
     Abatimiento, pena, dolor, bronca y otras sensaciones - algunas inéditas y sin nombre - me atravezaron en las horas siguientes.
     Quiero contar que tengo 48 años y el Kirchnerismo me recuperó como militante, a causa de hacerme vincular nuevamente aquellos sueños que permiten ver y sentir mas allá de uno.
Tuve militancia en los 80 y como a tantos, los 90 me sumergió en las cuestiones personales, me volvió un enano.
Hasta que a principios del 2003 primero con incredulidad, luego con desconfianza y por último con una alegría difícil de explicar, vimos como se resignificó el camino de las posibilidades para el país.
Ahí comenzamos a andar de nuevo.
     El miércoles a la noche llegué a Plaza - les cuento que vivo en Olavarría - para compartir con miles de compañeros la tristeza pero también el compromiso de continuar con el legado que nos dejó el Flaco.
Y lo que parecía una partida también fué el comienzo. Tuve la certeza de vivir aquel 17 de octubre que siempre comentaba mi viejo.
     Supe que uno se hace peronista pero el peronismo también lo hace a uno.
     El pueblo es la fuerza que servirá de sostén para que el cambio siga su curso. Esto, en estos días, dejó para mí de ser sólo un concepto para transformarse en una realidad, en una verdad insoslayable. Ahora de nuevo me siento parte.

     Chau Néstor, y gracias.

     Mañana muchísimos estaremos nuevamente en la lucha. No tengo dudas.

     Abrazo a los compañeros y gracias por permitirme estas palabras.

4 comentarios:

  1. ME encantó se lo voy a mostrar a mi mamá que se va a sentir identificada

    ResponderEliminar
  2. Exactamente es así. Una partida de alguien tan grande como Néstor implica a su vez el comienzo (para algunos la continuacion con mas fuerza aun)de una nueva etapa en la vida politica, una etapa cargada de ilusiones y esperanza. Fuerza compañeros

    ResponderEliminar
  3. Grande Eduardo!!
    Por la convergencia generacional!
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  4. Para todos los que el peronismo nos generaba una inquietud desde el punto de vista histórico pero no podíamos verlo como otra cosa que un objeto de estudio de nuestra historia, Néstor nos lo hizo sentir y esa "inquietud histórica" se nos hizo carne.
    Eso, sin dudas, es una gesta enorme del compañero conductor del movimiento.

    ResponderEliminar