30 sept. 2010

¿De qué hablamos cuando hablamos de fútbol?

Sería muy irrespetuoso de mi parte decidir de qué se debe hablar cuando se habla de fútbol. Autoritario, diría. Por eso, simplemente intentaré posar mi mirada -crítica, espero- sobre la actualidad del periodismo futbolero argentino y sobre qué habla. Me gusta la idea que para comprender el presente debemos conocer el pasado. Por eso propongo hacer un brevísimo revisionismo-histórico.
Carlos Salvador Bilardo

El periodismo argentino se dividió y debatió entre dos posturas, dos ideas, o más bien, dos personas. Eras
menottista o bilardista. Lírico o pragmático. Vendehumo vs anti-fútbol. Y así podríamos seguir, casi hasta el infinito. Ya hablamos de la necesidad de clasificar que impone el periodismo, aunque no definimos si es por característica propia o demanda del consumidor, seguiremos en deuda. Nunca supe si Bilardo y Menotti alguna vez tuvieron un enfrentamiento personal, si veían el fútbol tan distinto. Pero sus seguidores se apropiaron de la lucha y la llevaron a extremos. Menotti y Bilardo ya no dirigen, hace mucho. Son managers. O al menos Bilardo sigue siéndolo. El último campeonato de Bilardo fue en 1986. El de Menotti en 1983. Ambos fueron campeones del mundo, uno en el '78 y otro en el '86. Siguieron dirigiendo hasta el 2004. Como vemos, no son tan ganadores como dicen o creen serlo.

César Luis Menotti
Post-Mundial de México, Bilardo se vio fortalecido frente a todas las críticas e intentos de voltearlo. Se reavivó la polémica, en varios planos. Según cuenta la leyenda, la selección de Menotti jugaba un fútbol asociado con "la nuestra". Esta idea nace con el Racing campeón del amateurismo en 1913, que rompió con la hegemonía de Alumni, de tradición británica. Había un solo apellidos inglés en ese Racing y muy pocos en el resto de los equipos. Ya no eran duros y tácticos como el gran campeón Alumni, predominaba la habilidad individual, la picardía criolla. Por su parte, el equipo de Bilardo clasificó de chiripa al Mundial y era un desastre en los amistosos previos. 30 días de preparación en México más otros tantos en Tilcara -que diferencia con los 18 que tuvo Maradona en el último- fueron fundamentales para consolidar al equipo. "Chau Bilardo" fue la tapa de Clarín, idenfiticado historicamente con Menotti, previo al debut con Italia. Maradona salvó su cabeza con el 1-1. El equipo fue un "reloj", ganó 6 y empató 1. ¿Qué decir que no se haya dicho de la actuación de Maradona? Sólo le faltó hacer un gol con la mano.

Horacio Pagani
Hace poco se vio un video de Menotti explicando en una pizarra que debía hacer su equipo cuando perdía la pelota, los 11 jugadores tenían que retroceder para tomar posiciones defensivas. En otro Bilardo explicaba los movimientos de los stopper frente a los delanteros contrarios. Dos reliquias, dos rarezas. Pero las discusiones excedieron y exceden lo futbolístico. Los opositores achacan a Menotti  de haber ganado bajo la dictadura. A Bilardo que con Maradona cualquiera era campeón. Ya en esa época la cosa empieza a desvirtuarse. Los periodistas confunden sus roles y se ponen a la altura de los protagonistas. Horacio Pagani es uno de los conocidos representantes del menottismo y tiene un enfrentamiento personal con Bilardo. Este logró que el periodista no viaje al Mundial de Italia '90 y se sabe que Pagani gritó el gol alemán en la redacción de Clarín. Hoy ambos mantienen una disputa prehistórica. Uno hace payasadas en la televisión y otro, más grave, en la selección.

¿Pero qué pasó en el medio hasta llegar a nuestros días? Es muy fácil echar la culpa a la caja boba. Hoy los periodistas que cubren a los clubes son "amigueros" con los jugadores. Se reservan las críticas para que les concedan notas y cuenten las infidencias de vestuario. La TV Pública pasa los 10 partidos de primera en forma gratuita, hay 4 canales deportivos, miles de programas de fútbol. Todos los diarios incluyen el fútbol en su sección deportiva, de hecho, es la tapa al menos de cada lunes. La radio también está atestada de fútbol. Ni que hablar de internet. Ya hemos visto como en los mundiales los periodistas tiene infinita cantidad de horas que cubrir y recurren a pavadas de todo tipo. Opinan sin saber y no porque el saber sea para unos pocos, sino porque no miran fútbol. Ven los resumenes o ni eso. Y los protagonistas nunca desaprovechan para descalificarlos.

En el último Mundial se dijo "¡Maradona no trabaja las pelotas paradas!". Tras el gol de Heinze a Nigeria "que bien trabaja las pelotas paradas el técnico". "Que bien que los jugadores estén descansados" y tras el 0-4 con Alemania "nos pasaron por arriba por mala preparación física". Eso es en parte consecuencia de que no se podían ver los entrenamientos, uno está supeditado a opinar por lo que ve en los partidos. ¿Pero por qué hay que ser tan categórico en las opiniones?

Alejandro Fantino
Conductor del Show del Fútbol
El programa de fútbol más visto es el Show del Fútbol, por América, a las 23 del domingo. Yo lo veo. Todo el ambiente lo ve. Por Twitter los periodistas lo comentan. El programa es vergonzoso. Es el "Intrusos" del fútbol. El nuevo "Equipo de Primera", pero de mucho peor nivel. Pocos tipos tan polémicos y provocadores como Gatti. Lo fletaron del programa porque pedía hablar de fútbol. Ruggeri "tira bombas" cada 10 minutos para levantar el rating. Habla como si fuera Mourinho, pero como dijo Chilavert "tu no has ganado nada". No son los únicos que se ocupan del "vedettismo" en el fútbol. 90 Minutos o Estudio Fútbol, ambos al medio día en Fox y TyC respectivamente, se centran en los inconvenientes de vestuario.

¿Es su culpa? No lo creo, hay un público que lo consume. El problema es cuando el que lo consume no sabe discriminar el contenido que le ofrecen. Sus palabras se las lleva el viento. Te matan o ponderan por una nota. Cuando debaten, lo hacen sin ningún sustento empírico. ¿¡Ciencia?! No, tan solo acompañar las palabras con imágenes, argumentos visuales, del juego, para sostener las hípótesis. ¿Por qué nadie muestra como trabajan los técnicos durante la semana?

Otro lugar común son las preguntas de los periodistas ¿importante la victoria? ¿querían ganar, no? O comentarios tipo "los jugadores se juramentaron ganar el partido". ¿A quién le importa? Además, junto con los dirigentes y jugadores, se han encargado de bastadear la palabra "proyecto". Hoy el que dice proyecto es un pelotudo. Daniel Garnero duró 9 partidos en Independiente y afuera. Los periodistas contribuyen, crean el clima, triplican su presencia a la espera de la renuncia para luego escandalizarse. ¿Cómo no condenan la actitud del presidente Comparada, que tras no renovar a Gallego va a buscarlo 2 meses después? ¿Qué pudo haber cambiado en 2 meses? Ridículo.

Ariel Rodríguez y Adrián Souto
Conductores de libero
Pero tranquilos, no estamos perdidos. Líbero, de TyC, más allá que no deja de lado las polémicas de vestuario, es de los pocos programas que analiza los partidos. Por momentos Hablemos de Fútbol en ESPN+ también lo hace. Además Roberto Perfumo deja siempre conceptos para aprender. Diego Markic hace lo propio en Indirecto a la tarde y Alejandro Saccone explica cuestiones de arqueros en el mismo programa. Las columnas de Varsky los lunes en La Nación son altamente recomendables, aunque no siempre sean de fútbol, ni de análisis del juego. Diego Latorre ha irrumpido con fuerza por sus comentarios y análisis de los partidos, tanto en la TV Pública durante el Mundial como en Fox Sports. Perdón a los omitidos, que no son pocos. Lástima que muchos de los mencionados sean ex-jugadores, habla mal del periodismo.

Espero haber dejado el listón bien alto para esta sección. Haré hasta lo imposible para cumplir con las premisas planteadas en esta nota, que sea como una declaración de principios, un acuerdo entre nosotros, de honestidad, de buena fe. Hasta la próxima.
Imperdibles. Más claro, hechale agua.




3 comentarios:

  1. Ésta nota es excelente (como juicio de valor), por otro lado, ya no tiene sentido este "bilardismo vs. menottismo", es decir, se van renovando las estrategias, las tácticas, es decir, el equipo del Barca (no anda la cedilla en este teclado) empezó a incorporar, técnicamente hablando, otras formaciones, Menotti funcó hace 30 años, Bilardo hace 20, y nos quedamos con eso y seguramente sea por lo mismo que hace 20 años que la Argentina futbolísticamente hablando, no hizo NADA, tenemos jugadores brillantes pero o que no se corren un riesgo o hay una falta de táctica abismal.

    ResponderEliminar
  2. es muy buena en serio, felicitaciones a quien la ha escrito

    ResponderEliminar
  3. y no me importan lo que digan esos putos periodistas hay que alentar a maradóoo ooo ooo

    ResponderEliminar