24 nov. 2010

El Resumen De La Fecha Pasada

    Siguiendo con la racha de títulos de mierda, les cuento que para estas invasiones inglesas no fue necesario salir a luchar desesperadamente por nuestra libertad, sino luchar desesperadamente por la libertad de ver a uno de los más grandes músicos (para bien y para mal, para el que le guste y al que no) de toda la historia: Paul McCartney en medio de su Up and Coming Tour.

Paul con su bajo Hoffner y toda la emoción
   Luego de cerca de 20 años, el ex-beatle realizó una gira mundial con dos fechas consecutivas en el imponente estadio Monumental, con una preparación auditiva y una performance impecable.
   Presentó un arranque distinto en ambas noches, tocó tres horas, 39 temas, de los cuales 20 eran de The Beatles, y otros tantos de él solista, con Wings, y así como covers históricos como Foxy Lady de Jimi Hendrix. De las tres horas, hubieron tan sólo dos “encores”, y en ningún momento dejó el escenario por más de dos minutos, sin siquiera tomar ni un vaso de agua.

   Un showman impecable, puesto que realizó el tan conocido acto de hablar al público, y contar que hace añares había aprendido español, pero hoy en día era un desastre para ello, y vimos, pudimos ver, otro perfil de Paul.
   Pareciera una interminable introducción para el recital más impactante del año, pero hasta que llego con las vueltas, vamos a poner un poco de orden y seriedad a la nota.
El famoso cuarteto de Liverpool
   Ambos días, llegamos al estadio y nos encontramos con quién rompiera el hielo y la expectación de todo el público: Ciro, el ex-cantante de Los Piojos. Abrió con un espectáculo donde mostró su material como solista, y como no podía ser menos, temas con los que crecimos como “Tan Sólo”.
   Y el show, el primer día arrancó McCartney, con temas de él con Wings, mientras que el segundo, empezó con Magical Mistery Tour. Acompañado por músicos que han sido sesionistas de otros grandes: Rusty Anderson en guitarra, Brian Ray en guitarra y bajo, Paul "Wix" Wickens en teclados, guitarra y armónica y Abe Laboriel Jr . en batería.
   El resto del recital… ambos días coincidieron en uno de los más grandes espectáculos audiovisuales del país. Torretas de fuego y fuegos artificiales durante “Live and let die”, homenajes a sus excompañeros, y amigos, George Harrison y John Lennon, e inclusive a Ringo Starr, mantuvo la estética y los arreglos de las canciones originales de los Beatles, sin ningún tipo de alteración, y nos dejó a todos totalmente emocionados, al verlo a él, solo con una luz iluminándolo y tocando “Something”, así como “Yesterday”, o “Let It Be”, ese otro perfil, no del limado rockero que hizo la presentación excéntrica antes de la gira, no, algo que en este país solo se comparaba al flaco, cuando en su recital “Bandas Eternas” se puso a tocar sin más que una guitarra “Muchacha ojos de papel”, o “Solo se trata de vivir” de Litto Nebia en el “Primarock” hace años y años.
Ondeando la majestuosa el mismisimo Paul McCartney

   Sus instrumentos constaron de su típico bajo Hofner, modelo similar al de un violín pero obviamente no el Hofner original, puesto que su sonido es por todos conocid como el más gomoso y empalagoso que hubo, aunque Paul en un principio lo eligió por varios motivos: era barato en su momento, era práctico (en la época no había muchos bajos electricos, mayormente Contrabajos, un instrumento por demás impráctico), y en relación a lo antes mencionado, no había entonces bajos para zurdos. Dejando de lado los tecnicismos Paul nos deslumbró con un arsenal de guitarras acústicas (guitarras Martin, una flor de caja de madera, que desde Elvis hasta hoy tiene una calidad exlusiva), con Let It Be, cómo no podía ser, agarró el piano de cola, y lo que por ahí llamó más la atención, fue que en el tema “Something”, peló un instrumento portugués o brasileño llamado “Cavaquinho”, una guitarrita que consta de cuatro cuerdas, parecida a un charango en tamaño o un ukelele, pero con las cuerdas y afinación similar a las guitarras comunes. Podría seguir con los detalles de producción e ingeniería de sonido, ¿realmente quieren? ¿O pretenden terminar con el cerebro hecho un plato de fideos? No, perdón, acá no, si quieren pídanlo y con lujo de detalles, pero la nota va a ser un ensayo prácticamente.
     Por último, sii bien quién les escribe no es fanático a decir verdad, de éste músico proveniente de Liverpool, no me gusta Wings, no me gusta parte de su trabajo, de hecho, no comparto el gusto musical por cosas como “Love Me Do”, “All My Loving” y menos que menos por “Ob La Di Ob La Da” (que es más una creación de Lennon), debo decir que fue impactante el recital de Paul McCartney, el único recital que pudo igualar en sonido y desempeño a éste en los últimos años, fue Roger Waters en el 2006, ¿leyeron? ¡2006! Hace 4 años que no veíamos un espectáculo tan prolífico, y Paul, lo conseguiste; como diría un amigo: “nos dejaste culo pa’l norte”. Gracias.


Con el Monumental lleno, viste, viniste y conquistaste. Gracias Paul!

2 comentarios:

  1. paul, el beatle que nunca dejo la merla. lo banco.

    ResponderEliminar
  2. pero si ese es un careta, la única droga que tomo fue mejoralito

    ResponderEliminar