27 sept. 2010

Un año más para el sabelotodo

Feliz cumpleaños a Google, “guguel”, “gugl”, “gugle” o “gugul”.

Sí, usamos la misma foto que usa Google para
su autofestejo.

12 años ayudándonos a encontrar “todo lo que queremos”: una página que no nos acordamos cómo se escribe y al final le habíamos pifiado al punto; un dato clave que nos salva en una charla virtual o nos ayuda en un chamu; la cara de un actor, dónde laburó o quién carajo es; boludeces que se nos ocurren sin explicación y mandamos ‘enter’; información de algún tipo importante o algún hecho histórico; una manera de llegar a una fiesta y el tiempo casi exacto; lugares para comer, cines, teatros o cualquier tipo de espectáculo o evento, desde el más careta hasta el más alternativo; ver de dónde salió algún tránfuga, traidor o hijo de puta; ver qué carajo sale cuando ponemos nuestro nombre y apellido; una receta de alguna comida un poquitito más elaborada que una milanesa napolitana; fotos de famosos que nos caben; la fecha de un artículo que nos interesó; etc, etc, etc. Darle parte de una canción y que nos devuelva título y artista es mágico. Darle un nombre y que nos devuelva cara y biografía, también. Por eso y muchas cosas más –todas las que se te ocurran a vos también-, gracias.
A veces pienso lo bueno y útil que sería tener un gugul en la vida real (cuando hablo de vida real me refiero a la no-virtual). Después me doy cuenta de que sí se puede tener un gugul las 24 horas del día. Ahora se llaman “dispositivos móviles”. Pero los conocemos. Son esos aparatitos chiquitos que tienen incluido celular, compu, mp3, 4, 5, 8, cámara de fotos panorámica con detector de sentimientos, grabadora, una tele lcd alta definición, una licuadora y una sandwichera para cuando pinta el hambre. Y si no sabés de cuáles hablo no tenés más que hacer que buscarlo en Google, o como vos le digas.

2 comentarios:

  1. Tampoco vas a estar buscando ochenta fotos de google, porque son todas casi identicas

    ResponderEliminar
  2. gugl agente del imperio, ya vas a ver, te vamos a correr hasta el fin del mundo

    ResponderEliminar