23 sept. 2010

Mi Buenos Aires querido...

La más linda. La nuestra.


Concreto. Simple. Irrefutable.
Hoy, la mayoría de los candidatos presidenciales -o al menos así se consideran- de la oposición enfundan sus argumentos bajo el manto de la inseguridad. Esta nota no sólo va dedicada a todos estos chantapufis, sino que además, busca aclarar algunos tantos que confunden a la opinión pública de nuestra sociedad argentina.
A la hora de encender el televisor y ver los canales amarillistas, además de convivir con la paranoia callejera, no podemos dejar de preguntarnos: "¿Che, tan zarpada viene la mano?" "¿Y si cruzo el charco y me voy a Uruguay?". No, compañeros. No nos enloquecemos, ni nos vamos. La inseguridad, es cierto, es un hecho, no sólo acá, sino que en todo el mundo. La inseguridad existe porque existe la marginalidad. Y si la marginalidad existe es porque hay un puñado de hijos de puta que hacen de sus negocios el precio de la vida de miles y miles de pibes que son víctimas de la desigualdad social; y con esto, encienden la alarma en la tranquilidad de nuestro pueblo. No vamos a negar experiencias propias, que hemos vivido en carne y hueso, de algún asalto, algún mal flash volviendo a casa a las 4 de la matina o algún arrebato bajonero. Porque nuestro interés no es negar la realidad que vivimos, producto de la desigualdad y la injusticia. Nuestro objetivo es desmentir el mito de la inseguridad abrumadora y aclarar, a aquellos que hoy se llenan la boca de caca y aplican políticas en tal sentido, que NINGÚN PIBE NACE CHORRO.
Ahora sí, lo prometido: unos datitos interesantes sobre la realidad de nuestra única e inigualable Buenos Aires, la más piola de todas, con y sin inseguridad.

Boludazo monopólico.
Se le ve la cara de pancho a 300 km.
Dato I: Ciudades más inseguras de América Latina
(dedicado a Eduardo Feinmann, Macri, Magdalena Ruiz Guiñazú, Guillermo Andino y el siome ese que conduce TN todas las noches y se cae de culo con la cara de gil que tiene)
.


Río de Janeiro (Brasil)
México, DF (México)
Sao Paulo (Brasil)
Medellín (Colombia)
Ciudad de Juárez (México)Tijuana (México)
Lima (Perú)
Caracas (Venezuela)
Cali (Colombia)
San Salvador (El Salvador)


¿Y Buenos Aires dónde está? Sólo para que entendamos la mentira mediática que nos rodea, el domingo pasado salió una nota en Página 12 (http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-153423-2010-09-19.html) donde, según fuentes de organismos internacionales, Buenos Aires está caracterizada por ser la segunda ciudad de AMÉRICA más segura en materia de homicidios, después de Toronto, Canadá.




Dato II: Países con mayores tasas de homicidios en el continente americano
(para el Colorado de Narváez, todos los putos de América tv,  la vieja chota de Mirtha Legrand y al sorongo de Chiche Gelblung que lo miran por tv... Bah, no, por CLB...)

Colorado como Lucifer. Narco como Escobar.
Auténtico responsble de la inseguridad

Honduras 
Venezuela
Guatemala
México
República Dominicana
Nicaragua
Costa Rica
Brasil




"Bueh, vamos, dale, Argentina tiene que estar en esa lista", diría un jóven pro modelo que cobra fortunas por mes, vive en Barrio Parque, Belgrano o Recoleta y se la pasa viendo el Facebook desde su Blackberry. Pero no. Lamentamos decepcionar a los asquerosos amarillistas, pero Argentina, por más que les duela, es el 4to país en AMÉRICA con menor tasa de homicidios cada cien mil habitantes.





Dato III: Ciudades con mejor calidad de vida de América Latina
(dedicado a la gorda Carrió, todas sus vírgenes y al atrofiado del ex marido que se animó a garchársela... FLASHASTE CUALQUIERA, PAPÁ)
Insulto visual.
No la tocamos ni con un puntero láser.


Pointe a Pitre (Is. Guadalupe)
San Juan de Puerto Rico (Puerto Rico)
Buenos Aires (Argentina)
Montevideo (Uruguay)
Santiago de Chile (Chile)
Río de Janeiro (Brasil)




Si, no sólo que es un mito lo de nuestra inseguridad que nos ataca más por la "sensación de inseguridad" que por los hechos, sino que nuestra querida Buenos Aires es la ciudad número 78 en el MUNDO con mejor calidad de vida. Eso habla de nuestra idiosincrasia y nuestra forma de vivir. Ahí tienen, estos son los datos que nos interesaba compartir... De más está decir que todos los impresentables que nos acompañan con sus tristes rostros mentirosos la tienen adentro, bien adentro, en lo profundo de sus entrañas. ¡Que la sigan mamando!

5 comentarios:

  1. No solo es excelente la nota, sino que el pase me lo tiraste a los pies, porque hace poco tuve una encarnada discusion con un colega que se encuentra del otro lado de la calle, respecto a esa nota que nombrás de Página 12, y que bueno obviamente fue acusada de ser un mero sensaionalismo oficialista

    ResponderEliminar
  2. llora la goooorda carrio
    y el coloraaaado tambien

    ResponderEliminar
  3. Como nueva lectora de Corta la Bocha, queria expresar una opinion.

    Me parece triste que hoy en día, el único metodo de expresión y lucha que haya sea el del escrache y el bardeo(ya sea tanto del lado Kircherista como el de la oposición). Me parece que esta nueva forma de argumentar, no aclara, no ayuda ni suma. Quiero aclarar antes que nada, que este "Agite" no está destinado a defender ninguna de las dos caras de la moneda sino, para dar una opinión de lo que para mí son los métodos o medios de difusión. No voy a dar ejemplos, porque, como aclaré anteriormente, no es el objetivo del mensaje. Me parece que de los dos lados, es algo para cambiar y mejorar, no solo porque empobrece lo transmitido, sino también para entender que una discusión politica no es una guerra o un motivo de pelea, sino un intercambio de ideas en la que ambos lados deben respetarse mutuamente. Si queremos que la política vuelva a ser lo que era antes de los 70, deberiamos tratarla con más cuidado y con menos agresión.

    Lucia.

    ResponderEliminar
  4. Me parece que nadie quiere que la política vuelva a ser la misma que en los 70. De toda esa experiencia oscura debimos haber aprendido algo como sociedad. Y si lo hicimos, creo que en gran parte se dio en estos últimos años, después de la debacle neoliberal.
    Por otra parte, las discusiones políticas en muchas oportunidades -tristes, por cierto- pueden suscitar muchísimos motivos de peleas, sobre todo si lo que está en discusión es el hambre de las personas, la redistribución de las riquezas y demás asuntos que hacen a cuestiones básicas de nuestra vida como colectivo.
    Sí es cierto que por momentos es mejor bajar los cambios y evitar las confrontaciones inútiles, violentas e inconducentes. Ante todo hay que respetar las voces y poder argumentar con respeto y suspicacia, sin recurrir a las bajezas.

    ResponderEliminar
  5. tengo una gran pregunta, y no es para generar discuciones o mala sangre sino para sentirme mas seguro sobre lo que leo. de donde fueron sacados estos datos?


    (no es desconfianza sino curiosidad)

    ResponderEliminar